Novelas

fabian rivera escritor

El Ocaso del Silencio


Luego de lo que parece ser una última pesadilla, la vida de Fernanda Carrera parece no ser la misma. Todo a su alrededor ha adquirido una extraña luminosidad y una serie de situaciones inesperadas la llevan entre otras cosas, a un éxito laboral inconmensurable. El llanto de su hermana, a la que no ve hace años, la comienza a perseguir como si este pudiese navegar a través del silencio, tocando lo más profundo de su corazón y haciéndola recordar de alguna manera, quien fue antes de ser quien es hoy. El recuerdo de su madre la daña, y sufre cada vez que piensa en ella. Cada recuerdo le llega como una puñalada en el corazón. Un muchacho joven que ella no conoce, comienza a coincidir con ella en distintos lugares, el muchacho llora desesperadamente y se maldice cada vez que Fernanda le ha visto, ella se siente atemorizada, pero pronto descubrirá que todos estos nuevos eventos están entrelazados entre sí y que solo un viaje hacia el interior de su alma la podrán llevar a la verdad. El muchacho llorón se llama Daniel y será clave en el destino que ella deberá enfrentar, viajando a través de sus heridas, sentimientos, temores y fobias más profundas.

Noviembre, 2016

Fabian Rivera Escritor

Confortablemente Adormecido


Jeremías es una de esas personas que pasan desapercibidas por la vida, un adolescente ordinario y mediocre. Está enamorado de una chica que ni siquiera sabe que existe, sus padres parecen odiarse, y en el último tiempo ha vivido sumido en la música que pareciera ser su único escape, pero la vida le dará un vuelco cuando un pequeño grupo de seres aparece en su camino y le aseguran tienen el poder de cambiar todo su destino.

Mayo, 2018

Oscuridad Eterna


Andrés Rodriguez lo está pasando mal, ha tenido problemas con su esposa y de alguna manera ha vuelto a llegar al lugar donde siempre va cuando está triste. El lugar es una simple esquina y mientras esta allí, relata todo cuanto acontece en su teléfono Blackberry. Detrás de él hay una botillería y cruzando la calle que tiene al frente una zapatería; que a pesar del frío nocturno sigue abierta. En la zapatería hay un anciano que no le saca los ojos de encima, pero que desvía su mirada cada vez que Andrés le mira. Compra cigarrillos y alcohol, los hábitos que tanto le ha costado dejar, pero en los que siempre vuelve a caer cuando tiene problemas en casa. La noche se hace más fría y de pronto se estaciona un Camaro, el anciano corre con espanto a cerrar su zapatería, las calles poco a poco comienzan a vaciarse, quedando al final solo Andrés, la botillería y el Camaro, del que solo puede ver en el asiento del conductor una silueta de un tipo con sombrero de copa. Andrés se rehúsa a retirarse de ese lugar como los demás, por algún motivo desconocido siente que aquella esquina es suya, como si fuera parte de él. Continua bebiendo y fumando hasta que el tipo del Camaro se le acerca y le pide fuego. Pareciera que le conociera de toda la vida y no tarda en darse cuenta que el tipo, que se identifica tan solo como Señor K puede leerle los pensamientos. Inician una conversación que el mismo Andrés no puede evitar, y entre otras cosas el Señor K le cuenta que él pronto se irá a una fiesta y que sería muy bueno que Andrés lo acompañara, ya que Sara, su esposa, también estará allí.

Enero, 2016